El vitíligo es un trastorno de pérdida de color de la piel, por afección de las células llamadas melanocitos, las cuales dejan de producir el pigmento natural de la piel, la melanina. No se conoce una causa específica.
Generalmente cursa con periodos estables, alternados con periodos de actividad.
Las manchas se pueden localizar en cualquier segmento del cuerpo.
No tiene consecuencias graves para el organismo. Las secuelas que tiene son fundamentalmente psicológicas y estéticas.
El diagnóstico fundamental es clínico, es decir basta con el examen médico para el diagnóstico, se optimiza con la Lámpara de Wood, y en algunas ocasiones de diagnóstico dudoso se recomienda una biopsia de piel.
El tratamiento es diverso, según las características propias del paciente, como edad, extensión de las manchas, etapa de actividad o estabilidad, etc.
Generalmente además de usar cremas, se recomiendan vitaminas antioxidantes, psoralenos o corticoides. En casos específicos se aconseja fototerapia, hay diversos equipos como el Excilite que favorece la respuesta de repigmentación. También se puede realiza injertos de piel, para los casos recalcitrantes a tratamientos previos.

Deja un comentario