Las estrías son bandas lineales de piel atrófica y arrugada las cuales ocurren luego de que la dermis se estira en exceso o bajo la influencia de estrógenos o corticoesteroides. Pueden observarse luego de los crecimientos súbitos que se presentan en la pubertad, embarazo, o en casos de engordarse rápidamente y utilizar esteroides sistémicos por períodos prolongados de tiempo, o luego de su administración tópica.
En las estrías la matriz extracelular se altera, y hay una desaparición de fibras elásticas y del colágeno. En suma, debido a la pérdida de la arquitectura normal de la dermis la estría es una cicatriz con atrofia.
Las estrías tienen tres etapas a saber: la estría reciente, la cual es de color rojo, pasando luego a un color rosado; en una segunda etapa pasa a un color violáceo, y por último encontramos la estría antigua que es de color blanco, algunas con un tono plateado. Igualmente las estrías en cuanto a su amplitud y profundidad presentan diferente apariencia y esto determina el grado de severidad. Es así como existen estrías anchas y profundas o estrías delgadas y de poca profundidad, etc.
Se han utilizado diferentes técnicas para su tratamiento que van desde la microdermoabrasión, hasta la utilización de cremas tópicas y peelings con alcances y resultados muy reducidos.
Los tratamientos tópicos a base de retinoides producen unas mejorías leves en las estrías, pero pueden generar efectos secundarios como irritación o manchas.
El surgimiento de tecnologías láser ha revolucionado los tratamientos de las estrías y es así como con estas nuevas técnicas es posible tratar las estrías en su fase inicial (rojas) con láseres vasculares con resultados sorprendentes, al paso que el tratamiento de las estrías blancas se utilizan técnicas para la estimulación del colágeno y la reconstitución de la dermis atrofiada logrando así mejorías notables en su apariencia, mas no su desaparición definitiva.
Los láseres más apropiados para el tratamiento son aquellos que facilitan la estimulación del nuevo colágeno, y especialmente el láser eCO2 que trabaja sobre los fibroblastos que se encuentran en la dermis superficial con resultados sorprendentes para las estrías blancas. El tratamiento es indoloro no requiere ningún tipo de preparación ni anestesia, y unas pocas sesiones (3 sesiones aprox.), son capaces de mejorar la apariencia de las estrías en forma notable tanto en su textura como en su apariencia y color.

Los tratamientos con láser producen un aumento del 84% en la síntesis de colágeno tipo III, lo que conlleva a una mejoría cosmética de las estrías y arrugas entre 30 y 90 días después de este.
El 70% de los pacientes que reciben tratamiento con láser para sus estrías notan una gran mejoría. Las estrías recientes poco profundas y de color rojo o violáceo son las que mejor responden al tratamiento, casi de forma inmediata.
Estrías Rojas y Blancas
Las novedosas técnicas y tecnologías láser con que cuenta Clínica Láser de Piel permite mejorar en forma sustancial todas las estrías eliminando color rojo (vasos), rellenando (estrías deprimidas), aplanando y en general mejorando sustancialmente la apariencia de éstas.

Deja un comentario