Las cicatrices son reparaciones de la piel que pueden formarse por razones diferentes, como infecciones, cirugías, lesiones o inflamación del tejido.
Los tipos de cicatrices más comunes son:
• Cicatrices atróficas
Son cicatrices hundidas y que se forman en la capa superior de la piel. Son causadas por el daño y la pérdida de tejido y no se desvanecen con el paso del tiempo ni medicamentos.
• Cicatrices hipertróficas
Son de apariencia elevada, causada por el tejido excesivo que se desarrolla sobre una apertura de la piel causada por heridas o infecciones.
Son similares a las queloides en sus características y apariencia, pero mantienen la forma original del daño que las causó.
• Cicatrices queloides
Aparecen cuando la piel pasa por una fase de recuperación muy agresiva. El resultado es una cicatriz gruesa y densa. Las queloides son causadas por heridas, pero se generan cuando el cuerpo secreta demasiado colágeno en la zona afectada, incluso después de que la herida original sanara y cerrara. Ocurre en personas predispuestas genéticamente.
Puede afectar el movimiento de la zona dañada.
• Estrías
Aparecen usualmente cuando las personas han perdido peso repentinamente, aunque también surgen durante la adolescencia y el embarazo, a causa del cambio de volumen corporal. Inicialmente, pueden tener un tono rojizo o púrpura, pero con el paso del tiempo, se aclaran y contrastan con el resto de la piel.
• Cicatrices de acné
Ocurren cuando esta enfermedad es muy severa. Existen varios tipos dentro de esta clasificación, ya que difieren en su forma y profundidad.

Deja un comentario