Las arrugas, una parte natural del envejecimiento, son más prominentes en la piel expuesta al sol, como la cara, el cuello, las manos y los antebrazos. Otros factores, como los contaminantes, el tabaquismo, y expresiones faciales repetitivas también contribuyen a la aparición de arrugas.
Existen, principalmente, cuatro tipos de arrugas:
Arrugas estáticas: Aparecen debido a la pérdida natural del volumen del tejido, de colágeno y de elasticidad.
Arrugas dinámicas: Por los movimientos faciales repetitivos, como fruncir el ceño, sonreír, entrecerrar los ojos y fruncir la boca. Son las llamadas arrugas de expresión.
Existen varios tratamientos disponibles para las arrugas que ayudan a alisarlas para que sean menos evidentes. Es fundamental el uso de cremas dermatológicas. Se logra grandes resultados con procedimientos como con el láser Co2, Láser Génesis, Nanopore, Toxina botulínica, Acido hialurónico.

Deja un comentario